La elección y optimización de flotas permite incrementar la eficiencia de todos los procesos empresariales en los que participan vehículos. Esta mejora de los procesos se basa en la obtención de información en tiempo real del vehículo y su entorno de trabajo, incluyendo datos como posición, carga, conductor asociado, estado del vehículo y de la vía, meteorología, tráfico, etc., pudiendo utilizar todos esos datos para actuar sobre los elementos de la flota, si fuera necesario, incluso de manera inmediata. En un mundo que, cada vez más, exige tener el producto adecuado, en el momento y lugar adecuados, la optimización de flotas adquiere un valor muy importante.

Los vehículos de transporte juegan un rol muy importante en los diferentes tipos de empresas, especialmente en las dedicadas a la logística y traslado de carga. Por esa razón, al momento de conformar una flota, resulta fundamental analizar ciertos factores, pues se puede elegir entre vehículos menores, camiones o tracto camiones, dependiendo de estas variables. Entre éstos, se destacan:

  • El consumo de combustible.
  • Los kilos que se necesita transportar. Esto nos permitirá definir categoría y número de ejes del vehículo.
  • Zona en la que se operará: ¿Ciudad, mixto o autopistas?
  • De acuerdo al tipo de carga, el volumen y largo carrozable del chasis, se escoge el tipo de carrocería a instalar.
  • Equipamiento adicional y su factibilidad de instalación: Estos pueden ayudar a optimizar tiempos y recursos (plataformas hidráulicas, grúas, puertas laterales, barandas, puertas traseras roll up, literas, GPS, etc.).
  • El tipo de licencia requerida (A4 o B) para manejar el camión y su costo asociado: Cada día es más difícil encontrar conductores con experiencia, por lo que este es un tema que no se puede dejar pasar.

En el caso que una organización necesite desarrollar una flota mayor, debe tomar en cuenta otros factores, como:

  • Los tracto camiones con semirremolque son más fáciles de estacionar, ya que solo utilizan una boca de recepción (en lugar de dos cuando es camión y carro).
  • Considerar las alternativas disponibles para furgones de carga, como los Sider o con cortinas, plano o furgonado.
    Considerar las puertas traseras Roll Up, ya que son muy prácticas al abrir y cerrar.
  • El tracto y la rampla tienen mejor rendimiento, gracias a la aerodinámica, dan mayor seguridad a la tripulación, y hay mayor disponibilidad de conductores (no todos manejan camión y carro).
  • En los casos cuando se transportan cargas livianas (paquetería), el tracto requiere de menos neumáticos en comparación a un camión con carro.
  • No obstante, el tracto y la rampla tienen desventaja en capacidad. La segunda puede llegar a 98,20 m3 (14,60 mts de largo, y debe cuidar el no excederse en el largo total del convoy) mientras que el camión con carro alcanza los 110 m3.

Hacia una flota más eficiente

Dentro de la eficiencia de la flota, uno de los puntos de mayor relevancia es el combustible, pues este puede llegar a representar cerca del 60% de los costos de una flota de carretera. Para optimizar el uso de combustible, se recomienda:

  • Tener una flota uniforme: Cuando se tratan de flotas de la misma marca, modelo y configuraciones, se hace más sencillo controlar y hacer gestión. Además, se puede hacer un ranking con los más eficientes y los menos, de tal manera de ir trabajando con los conductores o con las piezas mecánicas.
  • Contar con monitores de conducción: Personal de confianza y con años de experiencia en conducción, quienes deben evaluar a los conductores nuevos; monitorear y capacitar a los que presentan bajos rendimientos y constantes problemas mecánicos, y hacer pruebas y capacitaciones con el fin de realizar mejoras.
  • La importancia de la gestión electrónica: Un motor de gestión electrónica permite optimizar el uso del combustible, a través de sensores en el motor, y la posición de requerimiento de aceleración electrónica, captura la información de entrada, analizando el requerimiento del conductor y calculando exactamente la cantidad de combustible necesaria.
  • El control “vuelta a vuelta” de los motores con gestión electrónica: El motor de gestión electrónica permite el uso de un software, el que ayuda a descargar la información del computador “vuelta a vuelta”. Estos datos ayudan a realizar una mejor gestión del vehículo. Adicionalmente, algunos camiones cuentan con pantallas a bordo que permiten visualizar información respecto a la conducción, como tiempos de ralentí, economía de combustible, distancias recorridas, litros consumidos, litros restantes, velocidad promedio, tiempo recorrido con velocidad crucero, entre otros.
  • La aerodinámica: juega un rol importantísimo, sobre todo cuando se trata de largas distancias, ya que pequeñas mejoras pueden significar muchos litros. Por ejemplo, el deflector superior de la cabina llega a incrementar el rendimiento en aproximadamente 2%. Asimismo, existen muchas otras formas de mejorar la aerodinámica, como reducir las entradas de aire de tal forma de aminorar la resistencia, o aminorar las turbulencias generadas en la cola de la rampla mediante deflectores de aire.
  • Los neumáticos: Si están en mal estado o sin aire, estos pueden llegar a generar grandes consumos y accidentes. Hay que considerar que se ha demostrado que los neumáticos con 15% bajo presión, incrementan el consumo de combustible en un 2,5% con respecto al consumo normal. Si la presión está en un 30% menos, el consumo se aumenta en un 5% (1).
  • El nitrógeno seco: Como elemento de inflado, tiene muchas ventajas, como la estabilidad de la presión frente a la variaciones de temperatura, la que hace que el neumático tenga siempre la misma presión óptima. Además, es más seguro que el aire comprimido, que genera menos calor al rodar (20% más frío) y no es corrosivo, ya que no provoca condensación.

Escribe aquí tu comentario

comments